Loading...

El Blog de IdeyaRed

Compartiendo ideas en torno a la sostenibilidad

¿Qué es la EBC (Economía del Bien Común)? ¿Es la solución a la crisis económica?

La respuesta a la segunda pregunta es sencilla: NO, pero… La Economía del Bien Común (EBC) no es la solución porque en este mundo tan complejo y sumido en una crisis tan profunda la solución no puede ser única. La EBC aspira a ser parte de esa solución que será la suma de muchas soluciones parciales unas que llevan tiempo funcionando, otras que ya están poniéndose en marcha y algunas más que llegarán, cómo, por ejemplo, la economía circular, la economía azul o la EBR (Economía Basada en los Recursos).

Antecedentes de la Economía del Bien Común

La EBC tiene sus orígenes en la publicación en 2010 del libro “Die Gemeinwohl-Ökonomie – Das Wirtschaftsmodell der Zukunft” (La Economía del Bien Común – El modelo económico del futuro) de Christian Felber. En él Felber expresa su visión sobre cómo debería ser una economía que satisficiera las necesidades sociales.

A raíz de la publicación del libro un grupo de empresarios austríacos se unieron a Felber para diseñar lo que sería la aplicación práctica de sus principios en empresas reales, fruto de ello nació la Matriz del Bien Común que resume en una serie de criterios los aspectos que una empresa sostenible debe cumplir, teniendo en cuenta a todos los stakeholders (grupos de interés) y los valores de la EBC que son: Dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia.

A partir del matriz se creó el Balance del Bien Común (BBC) que es el instrumento para medir cómo de medioambientalmente sostenible y socialmente responsable es una empresa y que da una valoración de hasta 1000 puntos.

Fundamentos de la Economía del Bien Común

Desde la Economía del Bien Común se considera que el motor de cambio más potente de la economía actual son las empresas y, por ello, son el centro de la EBC.

La EBC se basa en considerar que la obtención de dinero no es un fin en sí mismo, si no, únicamente una herramienta para conseguir fines mayores, cómo es el Bien Común.

Estamos muy acostumbrados a medir el éxito de una empresa mediante su balance económico sin pararnos a pensar en cómo se ha conseguido ese éxito. Muchas veces se consigue mediante el expolio de recursos naturales o el empeoramiento de las condiciones de trabajo. Además es habitual que el éxito no vaya acompañado por un retorno hacia la sociedad que sustenta con sus esfuerzos dicho éxito (cuidando de la gente que ha trabajado, trabaja o trabajará, formando a las futuras generaciones de trabajadores, etc.). En esta misma línea se encuentran las políticas de las empresas para evitar la tributación de sus beneficios, bien sea utilizando herramientas legales (pero poco éticas) o, directamente, ilegales.

La EBC considera que es fundamental para mejorar el desempeño de las empresas la cooperación entre ellas. Se dice que la competitividad mejora los resultados pero se ha demostrado que no es cierto, la competencia lleva al crecimiento desmesurado de las empresas de mayor éxito a costa de las demás convirtiéndolas en grandes “monstruos” con enorme poder para hacer lo que quieran.

La idea de la EBC no es desdeñar el balance económico cómo medida del desempeño pero sí unirlo a otros balances (medioambiental y social) para formar lo que se ha dado en llamar “Triple balance” que aúna los tres aspectos y da una visión general de la empresa.

Herramientas de la EBC

Los pilares de la EBC son, cómo he dicho antes, la Matriz del Bien Común y el Balance del Bien Común (BBC).

Economía del Bien Común
Matriz de la Economía del Bien Común

Matriz de la Economía del Bien Común

La matriz es una cuadricula que consta de cinco columnas y cinco filas. En las columnas aparecen los cinco pilares de la EBC (Dignidad humana, solidaridad, sostenibilidad ecológica, justicia social y participación democrática y transparencia) y en las filas los stakeholders organizados en cinco grupos (proveedores, financiadores, empleados, clientes y ámbito social)

En el cruce de filas y columnas aparece el criterio medible que cumple con ambos aspectos. Cada criterio tiene una puntuación diferente dependiendo de la importancia relativa que se le concede a cada criterio.

El Balance del Bien Común (BBC) es el resultado de valorar cada criterio según el grado de cumplimiento del criterio (en tanto por ciento) y con ello se obtiene una puntuación que en su valor máximo es de 1000 puntos.

La filosofía del balance no es tanto obtener una puntuación más o menos alta (que pueda ser objeto de comparación y pugna entre empresas) cómo ser una radiografía del desempeño de la empresa en los diferentes aspectos valorados. La verdadera potencialidad del balance es servir de herramienta de mejora para las empresas ya que desglosa el desempeño en diecisiete aspectos y es más sencillo actuar para mejorar los que tienen una valoración baja. Para ello se recopilan las mejores prácticas para que sirvan de ejemplo de cómo mejorar cada aspecto.

La solución: confluencia con la EBC

Cómo ya he comentado al principio del artículo la solución tiene que venir de la confluencia de visiones diferentes.

Son muchas las aproximaciones posibles desde muchos ángulos. La gran potencialidad de la EBC es que su enfoque se basa en el trabajo con las empresas, cómo hacen otras teorías (economía circular, economía azul o RSC), pero a diferencia de muchas de ellas la EBC es aplicable a cualquier empresa sin necesidad de modificar procesos aunque sí es necesario erradicar muchas ideas fuertemente arraigadas.

La otra visión que tiene una filosofía similar es la Responsabilidad Social Corporativa (RSC) lo que ha provocado ciertos desencuentros sin base real, pero eso será objeto de otro artículo.

 

Jesús Javier Pueyo Gracia

Project Manager en IDEYA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*